Antecedentes Históricos del Supremo Concilio "Constructores del Arte Real"

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/7

El Supremo Concilio "Constructores del Arte Real" es el resultado de varias experiencias y de una serie de pensamientos derivados en ideas concretas y finalmente puestas en práctica por parte de tres Soberanos Gran Inspector General de la Orden Grado 33°, quienes vislumbraron las increíbles oportunidades de llevar a cabo un proyecto como creación de una orden masónica que siguiera las líneas de trabajo aprendidas por ellos en años anteriores en una orden secreta, de carácter espiritual.

Esta orden secreta había sido establecida por un Sublime Iniciado y Gran Reformador que debía transmitir una instrucción espiritual a sus miembros heredadas por su maestro, de quien poco se sabe hasta la fecha, y por ser enigmático su origen, nos resulta imposible hablar de esta figura, pero sí podemos afirmar que era un sabio.

El enfoque que este Gran Reformador dio a esta Gran Logia Blanca se basó en promover el  desarrollo moral y espiritual de sus miembros, preparándolos para una nueva etapa en la historia  de la masonería como escuela iniciática.

Y, en efecto, la organización creció a nivel nacional, teniendo en su seno a miembros de toda la República Mexicana.

Los Soberanos Grandes Comendadores de la Orden formaron parte de un grupo de hermanos que recibieron una instrucción especial por parte de este Gran Reformador, donde  uno de los ejes principales fue el ver a la Masonería como una organización práctica y de corte espiritual más que simbólica. Cada Logia Masónica debía esforzarse en promover en cada individuo el desarrollo intelectual,  a través del estudio; el desarrollo moral, a través de la práctica de las virtudes; y el desarrollo espiritual a través de la práctica de la congruencia y la meditación constante.

De manos de aquel Gran Reformador los tres hermanos fundadores reciben la autorización escrita en una CARTA PATENTE para poder iniciar un trabajo similar al llevado hasta aquel momento, de tal manera que el 9 de Septiembre del 2005 reciben dicho documento en una ceremonia solemne frente a toda la Fraternidad Blanca. 

Este Sublime y Respetable Gran Maestro fallece a principios del siglo XXI dejando una estructura estable y sólida que permitía la continuidad de las enseñanzas.

Tras las muerte del Respetable Maestro los tres hermanos fundadores conforman la Respetable Logia Simbólica "Igbodu Kariosha", perteneciente a la Gran Logia "Gran Oriente de Puebla" jurisdiccionada a Orden Masónica Mexicana, recordando que contaban con la autorización expresa por parte de la Fraternidad Blanca para poder iniciar un proyecto nuevo y único.

Algunos meses después, estos mismos hermanos., comenzaron su carrera en los Grados Filosóficos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, adquiriendo finalmente el Sublime Grado 33°.

El 1° de marzo del 2008, tres Soberanos Grandes Inspectores Generales de la Orden Grado 33°, junto a otros 5 miembros recibieron una Carta Patente para la fundación de la Respetable Logia "Anam Cara N° 16-1". 

A pesar de estar afiliados al Gran Oriente de Puebla, se decidió seguir las directrices de trabajo aprendidas con el Sublime y Gran Reformador.

En los  3 años posteriores la Respetable Logia Simbólica "Anam Cara Nº 16-1" conformó un cuadro lo bastante grande como para continuar un proyecto de expansión. Es entonces cuando se conforma un grupo de Hermanos fundadores de una organización caracterizada por una visión humanista y universalista y con amplio sentido del trabajo.

Establecidas las bases de dicho proyecto, en la  Asamblea convocada el día 17 de abril del 2011, en la ciudad de Izúcar de Matamoros, Puebla, y en presencia de hermanos de diferentes Grandes Logias de la República Mexicana, se firma el acta constitutiva del Supremo Concilio "Constructores del Arte Real", consagrando al mismo tiempo su Asilo Sagrado. 

Este fue el origen de nuestro Supremo Concilio "Constructores del Arte Real". Una organización que se caracteriza por el trabajo arduo, la disciplina, el estudio y la práctica constante de los valores éticos y morales.

Habiendo comenzado con este trabajo, en los meses posteriores se constituye por primera vez en toda la República Mexicana, el Consejo de Compañeros de Masón y el Consejo de Maestros Masones del Supremo Concilio "Constructores del Arte Real", mismos que se convirtieron en la estructura principal de la organización y se han encargado desde entonces, del estudio profundo en los grados segundo y tercero de la Masonería Universal dando las directrices administrativas para un adecuado crecimiento de la organización.

Largo ha sido el camino recorrido por todos los miembros fundadores del Supremo Concilio "Constructores del Arte Real", peripecias de todo tipo han acaecido a esta honorable organización, y en todo este proceso se ha consolidado una estructura con varias logias que están en expansión constante.

En el año 2014 el Supremo Concilio "Constructores del Arte Real" se adhiere y es reconocida formalmente por la Orden Masónica Mexicana, dirigida por el Soberano Gran Inspector General de la Orden Jaime Ayala Ponce, para sumarse a proyectos de engrandecimiento de la masonería en México. Del mismo modo, el Supremo Concilio "Constructores del Arte Real" es miembro activo del Frente Nacional de Organizaciones Masónicas y tiene el aval de Logias en el extranjero que han recibido a sus miembros sin distinción alguna.

El Supremo Concilio "Constructores del Arte Real" cuenta con una estructura de Organizaciones Civiles sin fines de lucro, por medio de la cual realizan obras filantrópicas. De esta manera, su estructura permite generar proyectos enfocados a la ayuda a los más necesitados y además es un gran apoyo para los propios miembros.

Actualmente el Supremo Concilio "Constructores del Arte Real" sigue en crecimiento y está innovando constantemente sus maneras de aprender, enseñar y transformar.