Esenios

Historia

Porque al recibir la indicación de trabajar para la Gran Obra, el corazón de quien escribe por espontánea afinidad y de forma humilde, desea emular los pasos del Maestro.

Jesús hijo de María, mujer del carpintero José, creció en la calma de Galilea. A las preguntas incisivas del niño, el padre callaba mas la madre respondía: "La palabra de Dios sólo vive en sus profetas, un día los sabios Esenios te responderán".

La primera gran conmoción de Jesús la causó el viaje que hizo con sus padres a Jerusalén. Al descender a los barrios populares, vio a mendigos pálidos por el hambre, caras angustiadas por las guerras civiles, por los suplicios y crucifixiones. Vio arrastrarse a leprosos y paralíticos. Un deseo le forzaba a mirar al fondo de sus ojos y beber todo su dolor. De ahí se fue lleno de tristeza y angustia, y un grito profundo salió de su corazón: ¡Padre celestial! ¡Quiero saber! ¡Quiero curar! ¡Quiero salvar! Lo que quería saber, sólo los esenios podían enseñárselo.

Los Esenios eran cofradías de profetas organizadas por Samuel, tenían dos centros principales: uno en Egipto y otro en Palestina.

 

El nombre de esenios procede de la palabra siriaca: Asaya que significa médicos y en griego terapeutas. Su único ministerio para el público era el de curar las enfermedades físicas y morales.

 

Algunos poseían el don de la profecía. Filón decía de ellos: "sirven a Dios con gran piedad, no ofreciéndole víctimas sino santificando su espíritu. Huyen de las poblaciones y se dedican a las artes de la paz. No existe entre ellos un solo esclavo, todos son libres y trabajan unos para otros".

La edad de los miembros de la logia tienen de 25 a 50 años, los días que trabaja esta logia son los jueves a las 21 hrs. Dentro de las actividades que se realizan son tenidas interlogiales con logias hermanas, entrelas que destaca Prema Dharma.

Mensaje de la logia

ESTIMADO BUSCADOR.

Los Esenios eran cofradías de profetas organizadas por Samuel, tenían dos centros principales: uno en Egipto y otro en Palestina.

El nombre de Esenios procede de la palabra siriaca: Asaya que significa médicos y en griego terapeutas.

Su único ministerio para el público era el de curar las enfermedades físicas y morales. Eran reconocidos como sanadores y hombres de bien común sin importar si fueran de su religión o no.

Filón decía de ellos:

"Sirven a Dios con gran piedad, no ofreciéndole víctimas sino santificando su espíritu. Huyen de las poblaciones y se dedican a las artes de la paz. No existe entre ellos un solo esclavo, todos son libres y trabajan unos para otros".

Mencionó Josefo:

"Los Esenios eran de ejemplar moralidad, se esforzaban en reprimir toda pasión y todo movimiento de cólera, benévolos en sus relaciones, apacibles y de la mejor fe, su palabra tenía más fuerza que un juramento; por eso consideraban al juramento en la vida ordinaria como superfluo y como perjurio. Soportaban con admirable fuerza de alma y la sonrisa en los labios, las más crueles torturas antes que violar el menor precepto religioso".

 

Los Esenios profesaban el dogma esencial de la doctrina órfica y pitagórica de la preexistencia del alma, consecuencia y razón de su inmortalidad. Vivían dentro de la comunidad de bienes, en celibato, en lugares retirados, trabajando la tierra, educando a veces a niños extraños a la orden.

Silenciosos, dulces y graves, se les veía aquí y allá cultivando las artes de la paz. Tejedores, carpinteros, viñadores o jardineros; jamás armeros ni comerciantes...

ESTIMADO BUSCADOR, ESCUCHE EN SU INTERIOR...

¿Es afín a la lectura?

¿Tuvieron eco las palabras?

¿"Escuchó la melodía que viene de alguna lejana orilla"?

¿Es afín al ideal de fraternidad, al desarrollo moral e intelectual?

"PEDID, Y SE OS DARÁ; BUSCAD, Y HALLARÉIS;

LLAMAD, Y SE OS ABRIRÁ.

PORQUE TODO AQUEL QUE PIDE, RECIBE; Y EL QUE BUSCA, HALLA;

Y AL QUE LLAMA, SE LE ABRIRÁ."